¿Qué es un milagro?

Un Curso De Milagros Fácil

¿Qué es un milagro?

Necesito un milagro urgente

Hola, quiero compartir esta pregunta “necesitada”.

X: Hola, no estoy en paz. Tengo un gran sufrimiento. Siempre lo tuve. Pero mientras tenía mis hijos pequeños mi vida se ocupaba de verlos crecer e ir tirando. Ahora ya crecieron y se independizaron. Estoy sola pues me separe del padre de mis hijos. Ya que nunca fue la persona que correspondía a mi personalidad. Pues soy una dependiente de una pareja y no la tengo. Sufro lo más grande y mi soledad de estar sin amor me mata. Gracias

Respuesta:

 

Hola, X

Tú no necesitas ser madre ni ser pareja de nadie para ser feliz. No necesitas el amor que crees que necesitas. Puesto que tú eres el Amor con mayúsculas. Solo que en algún momento lo olvidaste y te creíste la película del ego. Es probable que incluso olvidaras “cuando” olvidaste ese Amor. Y esta película te dice que necesitas un montón de cosas externas para ser feliz y estar en paz. Eso es sinónimo de sufrimiento. No hay tipos de milagro, solo existe este milagro. Corregir el pensamiento.

Es normal sentir dolor cuando las expectativas del ego no se cumplen (que es siempre o casi siempre). Es lo que hacemos con ese dolor lo que marca la diferencia.

Podemos regodearnos y revolcarnos mentalmente en el victimismo. En el “pobrecita de mí, que desgraciada soy porque no tengo esto o aquello”. Y alimentarnos constantemente con esos pensamientos. Entonces llega un momento que nos los creemos a pies juntillas. Es cuando nuestra vida es un infierno. Y es un infierno porque nuestra mente lo es. La mente es tan poderosa que va a proyectar afuera aquello que decide vivir adentro. Y cuando percibe lo que hay afuera, vuelve a creérselo como real. Así sucesivamente. Ese es el sistema de pensamiento del ego. Y esa es su retroalimentación constante.

Como pedir un milagro

Y soy consciente de que a menudo “parece” que no sea posible pensar de otra manera. Porque he estado ahí muchas veces. Aún de vez en cuando el ego me engaña. Cuando le dejo. Y me “despisto”. Por eso necesitamos un Camino. Un Método. Y a menudo alguien que nos tome de la mano y nos ayude a recorrerlo. Eso suele aparecer constantemente en nuestra vida. Pero, también a menudo, estamos muy ofuscados sufriendo. Dándole vueltas a nuestro enfado con la vida. A la aparente injusticia de no conseguir lo que creemos que necesitamos. Eso ya no es dolor, es sufrimiento. Que es la prolongación del dolor voluntariamente.

Y hasta que no reconocemos esa “voluntariedad”, no comienzan los cambios. Eso es responsabilidad. Y no culpa, que es la antítesis, lo contrario de la responsabilidad. La misma energía que le ponemos actualmente a la prolongación del dolor, debemos emplearla en la sanación mental. Y eso es imposible sino nos reconocemos como autores de nuestra aparente desdicha. Si no reconocemos el poder que tenemos. “Si yo lo creé, por el mismo poder puedo des-crearlo.” Eso son milagros reales. Y ahí comenzamos a pedir un milagro. Pedirle al Espíritu, a la Mente Recta, la corrección de nuestro pensamiento. Del Miedo al Amor. Aquí. Ahora. De la Guerra a la Paz.

Qué es Un Curso de Milagros

Y ese es el trabajo, y el Camino de Un Curso de Milagros. Aprender a desandar lo andado. Poco a poco. Ejercicio a ejercicio. Perdón a perdón. Acostumbrar a la mente a pensar de otra manera. Por eso es un curso de des-hacimiento. De entrenamiento mental. Un plan de estudios. Y esa es mi modesta labor. Ayudarte a pasar por donde yo ya pasé. Hay luz al otro lado del túnel. Pero la elección mental de ir hacia esa luz la tienes que tomar tú. Las veces que haga falta. Igual que tomaste durante mucho tiempo las decisiones erróneas que te llevaron a como estas ahora.

Pero puede ser que aún quieras seguir sufriendo. Que estés tan identificada con eso que no quieras un cambio. Que te encuentres a gusto así, puesto que eso te define ante ti misma y ante los demás. Con los “beneficios” que puedan desprenderse de ahí. He conocido muchas personas que prefieren seguir quejándose. Seguir sufriendo y abrazando ese patrón de victimismo. No pasa nada. Está todo bien. Puede ser que aún no hayan sufrido lo suficiente. O que crean, inconscientemente, que necesitan varias vidas para despertar al Amor que son.

Te aconsejo que, si ese es el caso, simplemente lo reconozcas. Y lo entregues al Espíritu, pidiendo esa inspiración que necesitas. Pidiendo que se te indique cuando comenzar a cambiar. Eso también es responsabilidad espiritual. Y funciona. Eso también son milagros reales.

El tiempo de los milagros

Pero recuerda que la permanencia en este cuerpo es limitada. Que en cualquier momento podemos ser llamados al traspaso. Y que el sufrimiento no termina con la muerte. Puesto que no morimos, somos eternos. Imperecederos, puesto que somos mente. Y no cuerpo. “La Vida es aquello que pasa mientras nosotros estamos pensando en otras cosas”. Yo no quiero tener esa sensación cuando llegue mi hora.

Yo no quiero llegar a mi muerte enfadado. Por no tener pareja. O no tener dinero. Por no haber tenido o conseguido esto o aquello. Debido a no haber terminado un proyecto. O varios. Porque mis hijos aún no son lo mayores que yo quiero que sean. O porque aún no tienen lo que yo quisiera para ellos. Y un largo etcétera de “razones” que mi ego intenta imponerle a la vida.

Es curioso: Actuamos como si eso fuera posible. Como si sufriendo mucho, eso fuera a cambiar algo. Como si pensando constantemente en ese “querer tener razón”, lo vamos a conseguir. Eso es mitología pura y dura. Y un engaño de la mente pequeña y errónea al tomador de decisiones. Puesto que a la Mente Recta no podemos engañarla. Siempre está ahí, esperando que tomemos otra decisión. Otra elección.

Ese es nuestro libre albedrío. El real, el verdaderamente real. Solo hay que ejercerlo.

Espero que esta respuesta te ayude, como lo ha hecho conmigo.

Recibe un abrazo

Xavi

Para terminar…

Puedes empezar tu andadura con Un Curso de Milagros inscribiéndote en mi curso GRATIS “Un Curso de Milagros Fácil”. Quizá más tarde quieras seguir estudiando conmigo. Quizá quieras que te ayude en la comprensión y aplicación del Curso en tu vida. En ese caso, por ser alumno de este curso GRATIS, te ofreceré muchas facilidades. Las que me hubiera gustado tener a mí cuando empecé el Curso, ni más, ni menos. Eso es lo que me guió a crear mis cursos y mi Escuela Online. Y lo que me sigue guiando en mi labor como Maestro de Dios.

Abrazos

Xavi

¡¡¡Y SI QUIERES CONECTARTE CONMIGO EN MESSENGER PARA QUE ESTEMOS MAS CERQUITA HAZ CLIC AQUÍ!!!