Sanar la percepción

Un Curso De Milagros Fácil

Sanar la percepción

SANAR LA PERCEPCIÓN

El mundo que vemos es siempre una interpretación que nos habla de nosotros mismos y dicta nuestras reacciones frente a lo que vemos. Constantemente proyectamos en la «pantalla del mundo» nuestra forma de ver y entender lo que vemos. Dicho de otra manera: proyectamos nuestros programas inconscientes, con sus creencias, sus tabúes, sus prejuicios y todas las historias del inconsciente familiar y del inconsciente social.  En cierta ocasión, daba una clase magistral a un grupo de doctores en Cuba; hablaba de cómo abordar el árbol genealógico para tratar enfermedades como la esclerosis múltiple. Teníamos frente a nosotros diez personas aquejadas de esta enfermedad. Una de ellas llevaba unos cinco años en una silla de ruedas. Cuando terminamos de realizar su estudio y de hacer el «duelo» correspondiente por sus ancestros y sus programas, el enfermo empezó a temblar y dijo que tenía ganas de levantarse. Lo ayudamos a ponerse en pie y pudo andar doscientos metros. Hoy en día, cuatro años después, sigue evolucionando y camina con la ayuda de un bastón. Cuando este hecho se comentó con los doctores y doctoras que estaban presentes, resultó que más o menos la mitad NO lo había visto, lo cual demuestra que no vemos con los ojos, sino con el cerebro. Sus propias limitaciones les habían impedido ver algo que para ellos era imposible. “La percepción selecciona y configura el mundo que ves. Literalmente lo selecciona siguiendo las directrices de la mente. La percepción es una elección, no un hecho. Pues tu creencia acerca de quién eres depende enteramente de la voz que elijas escuchar y de los panoramas que elijas ver. La percepción da testimonio únicamente de esto, nunca de la realidad.” Cuando buscamos algo, siempre hemos de tener muy claro qué buscamos y cuáles son sus características, porque, en otro caso, como se dice vulgarmente, nos puede morder. Esto ocurre constantemente en nuestras vidas de una forma inconsciente.

Entonces, ¿qué realidad percibo? ¿Cómo puedo estar seguro de lo que veo? Esto se puede complicar mucho más. Me atrevo a decir que ni siquiera sabemos por qué nos enamoramos de alguien. La mente consciente da muchas explicaciones y formula numerosos razonamientos: que si es muy simpático, muy dulce, inteligente, rico, etcétera. Pero la percepción siempre está sujeta a interpretaciones, y estas son el reflejo de programas inconscientes y de nuestro estado mental. Hay una magnífica referencia en el Curso, que también refrenda lo que digo: «La fe, la percepción y la creencia pueden estar mal ubicadas y servir de apoyo tanto para las necesidades del gran embaucador como para las de verdad».

Son frecuentes las relaciones adictivas entre personas que tienen los mismos problemas con sus padres o sus madres. Padres ausentes o madres sobreprotectoras, por ejemplo. Muchas personas con problemas de violencia llevan en sus programas inconscientes la impronta de que sus madres querían abortar, y muchos no se sienten bien consigo mismos porque los padres querían un hijo del otro sexo.   Por eso es tan importante sanar la mente antes de sanar el cuerpo, sobre todo sanar la mente inconsciente.

Sabemos que la percepción refuerza o debilita las creencias de las personas. No creamos que la enfermedad sea casual, externa, pues la materia no puede tener capacidad de decisión. El cuerpo se pone enfermo —mejor dicho, lo ponemos enfermo— por la manera de vivir las situaciones. Por eso consideramos tan importante sanar la percepción de las cosas. Tener una mente cuántica significa ser conscientes de que atraemos lo que hay frente a nosotros y que esto revela nuestro estado mental; y también significa ser conscientes de que proyectamos nuestras creencias sobre la enfermedad en la persona enferma y de la necesidad de que la mente consciente controle esa proyección, pues podemos reforzar o debilitar las creencias acerca de qué es la enfermedad y cómo se la puede tratar.  “Aceptar la Expiación para ti mismo significa no prestar apoyo a los sueños de enfermedad y muerte de nadie.”  “ Hay un modo de encontrar certeza aquí y ahora. Niégate a ser parte de ningún sueño de miedo, sea cual sea su forma, pues si lo haces perderás tu identidad en ellos.”  “ Lo que les confiere realidad a los perniciosos sueños de odio, maldad, rencor, muerte, pecado, sufrimiento, dolor y pérdida es el hecho de compartirlos.” “Soy responsable de lo que veo, elijo los sentimientos que experimento y decido el objetivo que quiero alcanzar. Y todo lo que parece sucederme yo mismo lo he pedido, y se me concede tal como lo pedí.”

Todo el mundo debería saber que los pensamientos son energía. Multitud de experimentos demuestran que, cuando pensamos en algo concreto, en nuestro cerebro creamos una tormenta de luz. Esta luz está conformada por bits de información. Por lo tanto, los pensamientos son entidades físicas, aunque no tengan masa cuantificable. Se expresan de dos maneras: la conciencia (forma explícita) y guardados en la mente en forma de recuerdos (forma implícita). Dicho de otra manera: cuando somos conscientes, la energía es corpuscular, y cuando almacenamos el recuerdo, la energía se transforma en ondas de información o bits.   Cuando experimentamos un recuerdo o tenemos una idea genial, ¿dónde está almacenado este recuerdo o esta idea? Uno es pasado y la otra obviamente es futuro, y ambos se manifiestan en mi teórico presente. Esto lleva a suponer que toda la información ya está presente en forma de ondas de interferencia, a la espera de que mi mente sea receptiva a ella. ¿Cómo mi mente puede ser receptiva? Para ello es necesario que sea libre, y esto se consigue cuando la mente no refuerza nada de lo que observa. Así libera lo observado, deja espacios vacíos, sin pensamiento, donde la mente puede recibir informaciones diferentes. Informaciones que están por encima del pensamiento que antes la mente vivía; pensamientos de orden superior; más holísticos. De esta manera, la mente se libera y, como consecuencia, también lo hace el cuerpo. Entonces se alcanza una percepción perfecta, libre de todo juicio.   “Cuando percibes correctamente cancelas tus percepciones falsas y las de los demás simultáneamente.”

(Texto extraído de “Curación a través de Un Curso de Milagros”, de Enric Corbera, adaptado por Xavi Demelo)

ATENCIÓN: Si quieres recibir totalmente GRATIS en tu correo mi video-curso “Un Curso de Milagros Fácil”, solo tienes que hacer clic en www.uncursodemilagrosfacil.com e inscribirte. En 4 vídeos sencillos y divertidos te llevarás un completo manual de recursos para comprender y practicar con esta maravillosa herramienta de Paz Interna.

PD: Y si quieres compartir este enlace, quizá ayudarás a otros hermanos a conocer UCDM. “Dar es lo mismo que recibir, y en el mismo momento en que das, estás recibiendo”, dice UCDM.

Recibe un abrazo

Xavi

Deja un comentario