Un Curso de Milagros Fácil: Tiempo, prisa y milagros

Cuando Helen Schumann comenzó a recibir este material procedente de Jesús, él le dio una breve explicación de lo que ocurría. Describió la difícil situación en que parecía estar el mundo, y le dijo que había una prisa celestial. Dijo que se le estaba pidiendo a la gente que regresara al mundo y prestara su talento a beneficio de este plan como una manera de ayudar a otros a cambiar de pensamiento más rápidamente. Un Curso de Milagros sería una de las partes del plan. Helen y Bill desempeñaron su papel trayéndolo al mundo para ayudar a las personas a cambiar de pensamiento más ligero. Además, el Curso se ajusta perfectamente a la época en que vivimos, una era dominada aún por un cristianismo que no es muy cristiano, a pesar de los muchos cambios radicales que han ocurrido en los últimos veinte años, y de que es una era de la psicología.

Sobre todo, esta es una era en la que nos hemos apartado mucho de la idea racional de que la salvación no radica en el ataque, y mucho más demente en términos de creer que los intereses separados -tanto personalmente como internacionalmente- son la manera de salir de este infierno. Por otra parte, vivimos en una era que cuestiona seriamente los valores de nuestras autoridades -políticas, religiosas, científicas, sociales, educativas, etc.- y por consiguiente, estaría relativamente receptiva a nuevas ideas. Debido a esto, muchos consideran a Un curso en milagros como parte de la Nueva Era, aunque su mensaje trasciende por mucho el pensamiento de la Nueva Era y es más parte de las grandes tradiciones antiguas de la espiritualidad.

P: Pero si el tiempo no existe, ¿por qué sería necesario apresurar las cosas?

R: Eso es cierto. Sin embargo, suponga que su hijo está sufriendo una pesadilla. Usted sabe que es una pesadilla, pero aún dentro de la misma su hijo sufre. Por lo tanto, como padre usted querría disminuir el sufrimiento de su hijo, aun cuando usted sabe que ese sufrimiento no es real. Esa es básicamente la forma en que el Espíritu Santo lo vería o Jesús lo vería. No es que nuestro dolor sea real, sino que nosotros creemos que es real y esta es una forma de ayudarnos a salir de nuestro dolor.

P: ¿Podría decir algo acerca de la procedencia de la culpa?

R: La fuente básica de la culpa es nuestra creencia de que atacamos a Dios y nos separamos de Él. Eso es lo que el Curso llama pecado, y ciertamente es lo mismo que el pecado original. Debido a la creencia de que atacamos a Dios y nos separamos de Él vamos a sentir culpa, y la culpa es una experiencia psicológica que nos dice que hemos pecado. De ahí proviene el miedo a lo que Dios hará para vengarse. Nosotros atacamos a Dios; ahora El nos va a castigar. Este es el meollo del sistema del ego. De ahí es que procede toda nuestra culpa: la creencia de que hemos victimado a Dios, lo que luego proyectamos sobre todas las situaciones de nuestras vidas, al creer que victimamos a otras personas. Rápidamente invertimos eso y creemos que la gente nos convierte en sus víctimas.

P: ¿No dice el Curso que si perdonamos a una persona las hemos perdonado a todas?

R: Sí. Puesto que todas las dificultades provienen de nuestra culpa, si en verdad perdonamos a una persona totalmente, en efecto hemos perdonado a todo el mundo, porque a fin de cuentas todo es el mismo problema.

P: Es como golpear el bolo delantero en el juego de bolos; todos los demás bolos se derrumban.

R: Correcto; esa es una buena analogía. Hay una hermosa lección en el libro de ejercicios que dice: “permaneceré muy quedo por un instante e iré a mi hogar” (L-pI.182), la cual parece sugerir que podría hacerse así de fácil (un tronar de dedos), y se acabó. El problema es que la cantidad de miedo que está atrapada en este sistema es inmensa. La fuente básica del miedo es el miedo al amor o el miedo a Dios. El ego nos enseña que si realmente nos liberamos de todo ese miedo, Dios nos destruirá. Eso es lo que impide que permanezcamos quedos por un instante y vayamos a nuestro hogar. En principio lo podríamos hacer, porque todo es lo mismo, sólo hay un problema. Pero debido a que nuestro miedo es tan inmenso lo que hacemos es cortarle trocitos, así que Un curso en milagros nos lleva a trozarlo un poco más rápidamente.

P: ¿Y el miedo es inconsciente todo el tiempo?

R: Es inconsciente porque la represión es la única forma en que podemos tolerar esta cantidad de miedo.

P: De vez en cuando yo tengo la impresión de que esto no es tan serio como todo el mundo parece creer que es; algún nivel en mí me dice siempre: “¡No tomes esto tan seriamente!”

R: Eso es absolutamente cierto. Hay una línea en el Curso que habla de la separación como el momento aquel cuando el Hijo de Dios olvidó reírse (T-27.VIII.6:2). Pero ese es exactamente el problema. La separación fue el momento en que el Hijo de Dios se olvidó de reír. Todo el problema fue que cuando nos separamos de Dios lo tomamos en serio. Si nos hubiéramos reído y nos hubiéramos percatado de cuán tonto era tratar de crear como Dios, usurpando Su papel de Creador, nada de esto hubiera sucedido. Lo que nosotros hacemos es fabricar problemas, y luego los tomamos muy en serio. Después pasamos el resto de nuestras vidas tratando de resolver un problema que no existe. Es como el mago de Oz; él no es nada más que un hombrecito detrás de un enorme sistema de amplificación. Eso es el ego. En otros lugares el Curso habla sobre cómo el ego parece ser un león rugiente, pero en realidad es un ratón asustado que le ruge al universo (T-21.VII.3:11; T-22.V.4:3). Si pudiéramos aprender a no tomar a nuestros egos tan en serio, estaríamos mejor. Lo que hay que vigilar, sin embargo, es que no neguemos un problema que hemos hecho real. Ese es el truco, porque nosotros nos engañamos muy fácilmente al creer que nos hemos liberado de un problema cuando todo lo que hemos hecho es ocultarlo.

P: ¿Cómo se sabe?

R: Si hace lo que es correcto, eventualmente se sentirá mejor, más en paz. “Los milagros son a la vez comienzos y finales, y así alteran el orden temporal.” Podemos entender que lo que esto significa es que los milagros aíslan los problemas y dicen: “Es aquí donde nos concentramos,” y al erradicar eso se altera el orden temporal. Lo que usted en realidad hace, puesto que todos nuestros problemas están arraigados en el pasado, es admitir que el problema no radica en el pasado. Realmente, está aquí ahora mismo en el presente, justo aquí en el momento que elijo, y ahora podría elegir de una manera distinta. Entonces, los problemas se convierten en “afirmaciones de renacimiento, que parecen retroceder pero que en realidad van hacia adelante.” Esto es lo que quería decir el Curso con “nacer de nuevo,” la frase que utiliza más adelante (T-13.VI.3:5). Esto no quiere decir nacer otra vez como lo plantean los cristianos fundamentalistas. Significa nacer otra vez en el sentido de escoger una vida que se rija de acuerdo con el Espíritu Santo y no de acuerdo con el ego. Seguir al ego conduce a la muerte; seguir al Espíritu Santo nos conduce de regreso a la vida eterna.

El milagro, en verdad, es la afirmación de esa vida eterna, lo cual se convierte luego en un renacer en términos de que pensamos de manera distinta. Parece retroceder porque sana el pasado. Si me siento enojado con usted en este preciso momento, es porque no estoy viviendo con usted justo este momento; estoy trayendo algo del pasado. La sección que aparece más adelante en el texto y que se titula Sombras del pasado (T-17.III), explica cómo siempre vemos a la gente en términos del pasado, bien sea por cosas que creemos que nos han hecho a nosotros o que le han hecho a otras personas, o basados en nuestro pasado y en la clase de necesidades que creíamos tener. Así que, el milagro deshace el pasado en el presente, y eso libera el futuro.

Por lo tanto, el milagro toma la visión egocéntrica del tiempo y nos libera de ella. La visión egocéntrica del tiempo que, repito, es lineal, toma la culpa del pasado y la proyecta al futuro. Debido a mi pasado culpable, siento miedo ahora de lo que me depara el futuro. Me sentiré inseguro de si tendré dinero suficiente para mi vejez, o me sentiré inseguro o temeroso de que me suceda algo terrible. Todos estos miedos tienen sus raíces en la culpa que radica en el pasado, la cual está arraigada en la creencia de que he pecado en contra de Dios.

Lo que hace el ego al utilizar el tiempo es usar el pasado, proyectarlo hacia el futuro, y de ese modo hacer caso omiso del presente. Hay una sección al principio del Capítulo 15 titulada Los dos usos del tiempo (T-15.I) que es una exposición muy buena de cómo el ego utiliza el tiempo y luego cómo lo utiliza el Espíritu Santo. Lo que hace el Espíritu Santo es decirnos que el pasado no existe, porque el mismo se fundamenta en una culpa que no es real. Por lo tanto, no hay nada que temer en el futuro. Luego nos enseña que el único tiempo que existe, es el ahora; sólo existe el presente, una afirmación que hace el Curso más adelante (L-pI.8.1:5; L-pI.132.3:1). Eso le permite al Espíritu Santo extenderse a través de nosotros y, así, el futuro se convierte en una extensión del presente de tal manera que la paz, el amor y la unidad que sentimos ahora se extiende por medio de nosotros. Eso es lo que determina todo lo demás.

P: ¿Significa todo eso que hay que permanecer en una relación?

R: No, por supuesto que no. Eso tiene que ver con forma o con conducta, y no hay nada en UCDM que jamás sugiera lo que usted debe hacer en una situación determinada. Este simplemente provee el medio -el perdón- con el cual usted puede sacar a su ego de en medio de modo que pueda ser guiado por Aquel Que sabe lo que es mejor para usted en esa situación. Pídale al Espíritu Santo primero, antes de actuar; pero antes de preguntar “¿Qué debo hacer?,” debe pedir que lo ayude a deshacerse de sus inversiones egocéntricas en el resultado que -de una manera o de otra interferirían con que usted escuche Su respuesta.

(Texto extraído de “Los 50 principios del milagro”, de Kenneth Wapnick, adaptado por Xavi Demelo)

ATENCIÓN: Si quieres recibir totalmente GRATIS en tu correo mi video-curso “Un Curso de Milagros Fácil”, solo tienes que hacer clic en www.uncursodemilagrosfacil.com e inscribirte. En 4 vídeos sencillos y divertidos te llevarás un completo manual de recursos para comprender y practicar con esta maravillosa herramienta de Paz Interna.

PD: Y si quieres compartir este enlace, quizá ayudarás a otros hermanos a conocer UCDM. “Dar es lo mismo que recibir, y en el mismo momento en que das, estás recibiendo”, dice UCDM.

Recibe un abrazo

Xavi