Interpretas lo que pasa en tu vida de acuerdo con tus creencias esenciales y los estados emocionales que surgen de ellas. Por ejemplo, la experiencia de la decepción se relaciona directamente con tus sentimientos de culpa e inadecuación.

Cuando NO satisfaces tus expectativas, simplemente estás recibiendo una corrección. Se te está diciendo lo siguiente:

a) No ves toda la verdad de la situación
b) Tienes que expandir tus percepciones
c)La corrección no es un ataque, ni un castigo.

La percepción de que estás siendo atacado o castigado cuando las cosas no van como tú quieres está motivada por la culpa. Sin esa culpa, la corrección será recibida con gratitud, y la percepción se expandiría para incluir la nueva información.
Todas las experiencias son para que tú expandas tu conciencia. Cualquier otro significado que veas te lo has inventado tú mismo. De acuerdo a tus creencias.

Tu libertad esencial consiste en aceptar y aprender de las experiencias que te ocurren. Si no lo haces, esa elección te conducirá al sufrimiento. No solo puedes elegir eliminar el sufrimiento, puedes experimentar el júbilo de la unión con Dios, recibiendo la corrección y abrazando la experiencia.

La vida es resistencia o rendición. Estas son las únicas opciones. La resistencia conduce al sufrimiento, la rendición a la dicha. La resistencia es la decisión de actuar en solitario. La rendición es la decisión de actuar con Dios. Una vez más, debes escoger entre tener razón o ser feliz.

Una experiencia indeseada puede ser una puerta abierta o cerrada, depende como decidas verla tú. Desde el amor o desde el miedo. Puedes tomar la verdad e invertirla, somos unos maestros en eso. Pero la verdad no deja de serlo por más que tú la inviertas. Solo significa que has logrado ocultarla de ti mismo.

Cuando tus expectativas se vean frustradas, ¿Aceptarás la corrección o insistirás en que estás siendo tratado injustamente? ¿Eres la víctima de lo que sucede o lo usas para aprender? ¿Eres la víctima de lo que sucede o lo usas para aprender? ¿Recibes la experiencia como una bendición o como un castigo? Esa es la pregunta que debes hacerte constantemente.

Toda experiencia es una oportunidad de abrazar la verdad y rechazar la ilusión. Por lo tanto, una no es mejor ni peor que la otra. Solo existe como un terreno donde dar a luz a tu divinidad. Esa es la razón por la que nunca debes desesperar, siempre tendrás la oportunidad de cambiar tu forma de pensar. No hay un juicio final, excepto el que tu te harás cuando te veas con los ojos de Dios.

Photo by Mark Thompson on Unsplash

SESIONES ONLINE SEMANALES

¡Anímate y apúntate al grupo online
Milagros Cotidianos!

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ