Pregunta:

Hola Xavi, antes que nada te quiero agradecer por cómo se va desarrollando el curso, por todo el material y los recursos que proporcionas, al principio quedo “empachada”, después va decantando, y puedo aplicar UCDM a algunos aspectos concretos de mi cotidiano.
Te quiero consultar sobre cómo realizar la dinámica del perdón en un caso concreto que me paso hace 5 días: Resulta que me enteré que alguien no tuvo éxito en un proyecto en concreto, y no te imaginas la alegría que me dio. Quedé ancha, regodeándome en lo que yo supongo es algo adverso para él.
Digo supongo porque como hace más de un año que no le veo, tal vez él cambió su modelo de mundo, y este acontecimiento no le va ni le viene, o tal vez tuvo éxito en otro proyecto mejor para él y yo ni me entero…
¿Cómo sería el proceso del perdón en este caso en concreto?
Además te cuento que a partir de este episodio, he estado muchísimo más vulnerable a mi anterior conjunto de creencias, me da pereza hacer las lecciones, leer el texto o todo lo relacionado con UCDM (a pesar de que me bajé la aplicación al celular).

Te reitero mi gratitud,
X.

Respuesta:

Gracias, X, por tu sinceridad y por tu generosidad compartiendo lo que crees que te pasa. Y gracias a todos los que permitís que comparta estas notas, porque eso hace que se haga realidad esa gran frase de UCDM: “Dar es lo mismo que recibir”. Por no hablar de la frase de Kenneth Wapnick: “Todos somos maestros y discípulos unos de otros.”
Fíjate que me preguntas “Cómo aplicar el proceso del perdón…” No hay un cómo, aunque el ego se empeñe en buscarlo, puesto que sabe que, como no existe, así conseguirá entretenerte. E incluso conseguirá que te sientas mala, pérfida, inútil por no aplicar “bien” el “proceso”, la “dinámica”, etc. No existe dinámica ni proceso, ni perdón “bien hecho”, etc. Eso son juicios. Y los juicios son pensamientos y, como tales, son creadores. Y eso es lo que es el perdón: Un pensamiento creador. Pero que crea todo lo contrario al juicio. Donde había culpa, odio, miedo, etc., pone amor, al tomar la responsabilidad del juicio y, por tanto, anularlo (ya que fui yo quien lo creé).

No obstante, vamos a intentar poner un ejemplo de lo que podría ser un diálogo mental típico para aplicar el perdón, a ver si logramos como mínimo una aproximación:
-Ego: “Fulanito, que no veo hace un año, tuvo tal fracaso, me alegro, que le den, se lo merece, etc.” (Juicio fantástico para el ego, ya que sabe que vas a sentir culpa.)
-Ser: “Me perdono esta culpa que siento” (ya que no es mía, es del programa, no es pecado, es un error de información. Me perdono y lo corrijo. Punto y pelota, como decimos por aquí)
“Entrego este juicio sobre mí misma al Espíritu Santo”. (para ir debilitando el programa y la culpa almacenada, hasta que llegue un momento en que ya no la sientas. Paciencia, por eso practicamos).

“Y escojo mi paz interna”. Y entonces es cuando me puedo reír, y de hecho lo hago a menudo, de la ridiculez y absurdidad del programa. De su demencia, como diría UCDM.
No te perdonas la acción, el pensamiento o la omisión cometidos, sino la culpa subsiguiente que viene tras ellos.
Y tu pereza no es tal, no existe, no te la encontrarás en un boliche tomando café, en realidad es la culpa que sientes de que no eres buena, no trabajas lo suficiente, no te sacrificas con UCDM, etc. Un programa cultural muy profundo, en esta sociedad basada en el esfuerzo y el sufrimiento, sin los cuales “nada merece la pena”. Recuerda: “Dios no entiende las palabras sacrificio y sufrimiento”. Sufrir y sacrificarse da lugar al resentimiento, una parte del programa al que se acoge el ego para hacer el Curso él, que es lo que quiere, y así juzgarlo y juzgarte, creando más culpa.

Y esa culpa conecta con lo que UCDM llama el “temor de Dios”. “No puedo llegar a El porque no soy lo suficientemente bueno, y me castigará”. Es muy profundo y disimulado, pero existe, es la culpa básica, y todas las demás se basan en ella. La culpa por habernos separado de El. (Y una buena solución para el ego es hacerte dudar de tu idoneidad para el Curso, e incluso dejarlo, lo he visto muchas veces. O posponerlo.)

Pero la buena noticia es que eso jamás pasó, fué un error de percepción que estamos sanando, pero se corrigió al instante, pues en realidad no podía pasar. Ese es el sentido profundo del ejercicio: “Nunca estoy enfadado por la razón que creo”. En realidad estoy enfadado porque creo que me separé de Dios. Pero eso tan solo es un error de percepción, que vamos corrigiendo perdón a perdón.

Así que permítete ser perezosa, no es gratis (nada lo es) escúchate, siente la pereza y perdónate la culpa que te pueda venir, puesto que es una estratagema del ego para evitar su des-hacimiento. Entrega ese juicio al Espíritu Santo y sigue al ritmo que sientas. Esto no es una carrera, es un camino, mejor dicho, un Camino, con superficies rugosas, planas, montañosas, encrucijadas, etc. pero las señales están muy claras si quieres verlas. Y ésta no es más que una de ellas.
Y voy a explicarte algo: Cada vez que me escucho y me permito ser perezoso, conecto con el Amor, con el amor y el respeto hacia mí mismo, me doy vacaciones internas y… ¡Oh! Rápidamente me vienen ideas que hacen que mejore mi situación personal y profesional.

Yo le debo una gran parte de mi abundancia a mi pereza, por lo menos a la aceptación de ella. Los momentos que han ayudado a disparar mi carrera profesional en muy diversos ámbitos, como empresario, actor, formador, escritor, etc., siempre han venido de la pereza, y nunca de la exigencia y el sacrificio, hijos del miedo. ¿Para qué viene esta pereza? Para que me tome un par de días para descansar, pasear cerca del mar, etc. Y escucharme y permitir. Permitir-me. Aceptar-me. Escuchar-me. Y, si viene culpa, perdonar-me. Cuando bajo la guardia de las obligaciones, se despeja el miedo, entonces viene lo bueno; la creatividad, el humor, las buenas ideas, las soluciones, etc. Eso es lo que pasa cuando dejas ir: Dejas espacio para escuchar Su Voz.
Te voy a tener que cobrar suplemento, jajaja!!!.

Es que soy catalán. Nadie es perfecto, jejeje.

Gracias por permitirme ayudar.

Xavi

Imagen de 🎄Merry Christmas 🎄 en Pixabay

SESIONES ONLINE SEMANALES

¡Anímate y apúntate al grupo online
Milagros Cotidianos!

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ